La ceguera de los esclavos

“Matrix es el mundo que ha sido puesto ante tus ojos para ocultarte la verdad.

-¿Qué verdad?

-Que eres un esclavo, Neo”.

(The Matrix)

 

Siete millones de españoles votaron en las últimas elecciones a un partido manifiestamente corrupto. Votaron a un partido cuyo hedor a corrupción y prácticas deshonestas atufa a kilómetros. Al primer partido político imputado de la historia de la democracia. Un partido cuyo tesorero, que recibió mensajes de apoyo de su presidente a sabiendas de que tenía cuentas en Suiza, pagó 200.000 € para salir de la cárcel. El partido de la Gürtel, de Taula, de la Púnica, de los “volquetes de putas”, de la sede nacional pagada en negro, de las conspiraciones de Jorge Fernández Díaz. El partido que rompió sus discos duros a martillazos cuando se los requirió un juez.

Probablemente algunos de esos votos provienen de personas cuyos intereses encajan con los del partido. Por ejemplo familias económicamente privilegiadas que se benefician de políticas como una amnistía fiscal. Y probablemente haya muchos votos provenientes del clientelismo, contratados a dedo, corruptores que se sirven de políticos corruptos, etc.

Pero siete millones son muchos votos y cabe pensar -cualquiera puede verlo en su entorno- que hay muchísimos trabajadores con dificultades para llegar a fin de mes, que han sido gravemente perjudicados por las políticas del Partido Popular y sin embargo les han votado.

Entiendo la democracia como el pacto que hace una sociedad de respetar el resultado que salga de las urnas, sea el que sea, aunque éste nos resulte incomprensible y lamentable. Y respeto profundamente que cada uno vote lo que le parezca mejor, pero desde luego no puedo evitar sorprenderme y preguntarme cómo es posible que todos esos españoles voten a un partido repugnantemente corrupto, cuyas políticas perjudican a su grupo social, que por cierto es la mayoría: la clase trabajadora.

No puedo evitar preguntarme por la explicación a esta extravagante conducta de una parte de los votantes españoles, y la única respuesta que se me ocurre es que simplemente han elegido tomarse la pastilla azul de Matrix porque es lo menos incómodo. Sospecho que se enchufan a Sálvame y así se ahorran contemplar la realidad. Son personas que se conforman con la versión de los medios mayoritarios -jamás se preguntarán quién está detrás de cada medio-, que carecen de curiosidad y desde luego, de espíritu crítico. Personas que no quieren saber, que prefieren las mentiras cómodas a las verdades incómodas. Gente que se conforma con el editorial de El País o la soflama de Carlos Herrera. Gente que, en el mejor de los casos, lo más intenso que ha leído en su vida es alguna novela de Dan Brown. Y no me acusen de clasismo, conozco gente de apellido compuesto y con carrera que no se pierde Mujeres y hombres y viceversa, o Sálvame. Mi bisabuelo era un hombre de pueblo que se ganaba la vida como cartero, y sin embargo leía y tenía arraigadas ideas políticas. No es una cuestión de clase, es una cuestión de curiosidad, de ganas de saber, de espíritu crítico y mente ávida de conocimientos. De inconformismo y de deseo de encontrar la propia verdad sin que nadie te la dé masticada. El conocimiento está ahí para quien quiera buscarlo, pero nunca lo encontrarán los yonkis de la TV cuyas mentes drogadas por contenidos absurdos y facilones evitan el más mínimo esfuerzo intelectual. Quien no piensa por sí mismo, no puede ser sino un esclavo.

 

Anuncios

2 comentarios en “La ceguera de los esclavos

  1. Efectivamente, el líder de audiencia de las tardes es Sálvame, pero aparte de que muchos votantes del PP se comportan como esclavos desenchufados, yo añadiría que el PP consigue que la gente crea que son un mal menor y que si entran otros, sobre todo Podemos, la situación será apocalíptica, de ahí el bombardeo venezolano, iraní y similares, como si fuéramos tan idiotas de permitir un Maduro en España por muy de Podemos que sea, aunque pensándolo bien, permitimos un Rajoy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s