Encuentro más romántico el salmorejo de bote que las fresas con champán

Querida Elvira, solo le pido a Dios muy fuerte que no te quedes soltera, porque con ese nivel de exigencia lo vas a pasar fatal. Tú llevas muchos años fuera del mercado y no lo sabes, pero no está la cosa como para andar poniendo peros a los muebles de la cocina. A tu edad, lo más probable es que el señor en cuestión venga rebotado de uno o dos matrimonios, y que sus ex se hayan repartido el patrimonio inmobiliario y él viva en un apartamento de alquiler. Así que si viene con inmueble en propiedad,  pese a que los muebles parezcan de su abuela, alégrate. Aunque solo sea porque no se querrá mudar a tu casa a la primera de cambio con la excusa de ahorrarse el alquiler.

Te confieso que me ha dejado perpleja que pienses en Pablo Iglesias como un fucker. No me malinterpretes, que yo también he tenido mis encaprichamientos inconfesables, pero este tirón sexual que le ves al chaval me resulta algo sospechoso. Yo creo que, a ti que has sido musa de la progresía, te molaría captar la atención del mesiánico Pablo Iglesias. Lo que pasa es que lo de los bolsos de Louis Vuitton y las compras en la Fifth Avenue son más de socialdemócrata que de bolivariana, pero estás a tiempo de arrepentirte y venderlo todo en un rastrillo benéfico, de esos que hacen las señoras bien cuyo estilo de vida y sentido estético tanto te gusta emular.

En cuanto al desayuno, qué quieres que te diga, yo me lo encuentro en la cocina untando el pan con el salmorejo de bote y colocando encima las lonchitas con esa dedicación, y se me cae una lagrimita. Alguna vez han querido impresionarme con un desayuno a base de fresas y champán, y la verdad, me pareció una horterada. A lo mejor a ti esto te hubiese epatado, pero resulta que a mí no me gustan las fresas y además el alcohol antes del aperitivo me apetece tanto como otra mayoría absoluta del PP.  Definitivamente lo del salmorejo de bote me parece más tierno, y si encima me prepara él las tostadas, ya me tiene ganada.

Y querida Elvira, tú ya no te acuerdas, pero el primer polvo no suele ser memorable. Porque todavía no hay conexión psicológica, tú estás algo cortada, él no sabe lo que te gusta… En mi opinión, en el primer polvo, con que compruebes que viene con todas las herramientas y que es voluntarioso y pone interés, date con un canto en los dientes.

Mi recomendación, Elvira, es que no dejes a tu santo, porque aquí fuera hace mucho frío, y como te fijes hasta en los muebles de la cocina, vas a morir por congelación.

Mira, el otro día, paseando por el campo, vi una pareja de perdices que me dio muchísima envidia. Pensé en lo sencillo que debe de ser su proceso de selección de pareja, en lo claro que tienen el reparto de tareas y en que no se pelean por ver a quién le toca fregar el baño. No tienen que preocuparse por encajar en su círculo social. Ni tienen que caerle bien a su suegra. Ni siquiera cenan con ella en Navidad. Pero como no somos perdices, Elvira, todo esto es complicadísimo.

Y por último, Elvira, de arribista a arribista, te diré que queda muy ordinario despreciar la estética, las costumbres, o cualesquiera características de la clase social de la que venimos. Te recomiendo, en lugar de juzgar los muebles de sus cocinas, mirar a los ojos y al corazón de las personas: sobre todo porque hace mucho más elegante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s