Arturo, el perro que nunca olvidaremos

A lo largo de nuestra vida tomamos muchas decisiones, unas más afortunadas que otras. A veces, hasta que no nos alejamos mucho y tomamos distancia, no sabemos si la decisión ha sido acertada o no. Tal vez les parezca extraño pero, viéndolo en perspectiva, creo que entre todas las decisiones que yo he tomado en mi vida, una de las mejores ha sido la de adoptar un perro.

Por supuesto, esto debe meditarse mucho, porque les garantizo que sus días, sus rutinas, incluso sus vacaciones y su economía, se verán alteradas si deciden incluir un perro en sus vidas. Sin embargo, si acepta asumir la gran responsabilidad y compromiso que esto supone, descubrirá que se ha hecho usted un gran regalo a sí mismo.

Yo tomé esa decisión por primera vez hace ahora ocho años. Me dirigí al centro Integral de Acogida de Animales de la Comunidad de Madrid, que está en Colmenar Viejo y después de meditarlo me decidí por un cruce de cocker y braco y le puse por nombre Arturo.

Con esa mezcla de razas, la tarea de educarlo no fue fácil. Arturo era un perro inteligentísimo, pero desesperantemente hiperactivo. Caminábamos horas juntos todos los días, y si embargo su energía parecía inagotable. Compré libros de adiestramiento, me armé con paciencia y trocitos de pavo, e hice de él el perro más educado, divertido y obediente que se puedan imaginar. Aunque es verdad que él ya venía con talento natural, porque era muy teatrero y sabía meterse a la gente en el bolsillo.

Arturo me acompañó en muchos momentos maravillosos, en otros complicados y en otros francamente duros, y siempre parecía comprender la situación. Juntos nos fuimos de vacaciones, nos mudamos de casa, conocimos a personas especiales y también perdimos a otras.

Mi pareja de entonces se enfadó bastante cuando le dije que había adoptado un perro mestizo en un refugio. No comprendía que no optase por comprar un perro de raza. Se ofreció a regalarme un cachorro de bóxer si lo devolvía, pero yo soy terca como una mula y le expliqué que Arturo ya era innegociable. Contra todo pronóstico, con el tiempo ellos dos se hicieron inseparables. Paseaban juntos durante horas por el campo, salían a caballo, perseguían conejos, y pasaban largas y frías tardes de invierno delante de la chimenea. El día que mi pareja y yo rompimos nuestra relación, supe que lo mejor que podía hacer por Arturo era permitir que se quedase con él. Y con él se quedó. Me consta que vivieron tiempos muy felices, que ningún perro puede soñar una vida mejor que la que él tuvo, y que además fue un gran consuelo en momentos difíciles para su nuevo dueño. Yo los visitaba de vez en cuando y comprobaba que haber permitido que se quedaran juntos había sido la mejor decisión.

Cuando este verano murió Arturo, su dueño se quedó absolutamente desolado. Fue, sin ninguna duda, un durísimo golpe para él. Quien haya tenido una conexión tan especial con un perro, sabrá a qué me refiero. Al día siguiente de su muerte, sin haber asumido la pérdida, me llamó pidiéndome que le ayudase a encontrar a un perro igual a Arturo. Bastante sorprendida, tuve que explicarle que eso no era posible, que no había en el mundo otro perro igual a Arturo. Supongo que con el tiempo podrá entenderlo.

A quien esté pensando incluir un perro en su vida, le recomiendo encarecidamente que lo adopte en un refugio. Estoy segura de que lo vivirá como una de las mejores decisiones de su vida, y además salvará la vida de dos perros: la del suyo y la del de algún otro que esté vagando hambriento por las calles y que podrá ocupar su vacante en la protectora. Si finalmente lo hace, le propongo un reto, que trate de ser la clase de persona que su perro siempre verá en usted: la mejor persona del mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s