Inmortal

Si no fuera por el sagrado deber de ajustar las cuentas pendientes, si no fuera porque nunca me canso de ver a Cary Grant perseguido por una avioneta fumigadora. Si no fuera porque tengo un plan que siempre falla, y algunas cartas marcadas para no perder todas las partidas. Y porque reservo unas cuantas monedas para llamar a Saúl Goodman. Si no fuera por los Atticus, los Mandela, los Mujica, si no fuera por el café de dejarlo todo para nunca, por los tragos compartidos, si no fuera por el recuerdo de tus piernas abrazando las mías.

Si no fuera por el mar, la mar, La mer. Beyond the sea, somewhere waiting for me. Si no fuera por pisar la tierra, la hierba, la arena con los pies desnudos, si no fuera por los autorretratos de Frida, por el entrecejo de Kahlo. Si no fuera porque queremos tanto a Glenda, y por qué no a Marcello, a Yves, a Vittorio y a Dirk. Si no fuera por cabalgar con la voz de Cohen, si no fuera por marcarte el ritmo con mis caderas, y porque se me para el corazón de vez en cuando.

Si no fuera por pisar las calles nuevamente, por la ilusión de que algún día caerán los corruptos, por la imagen grabada en la retina de un banquero con camisa a cuadros y bolsa de deportes ingresando en Soto del Real.

Si no fuera por volver, por caer, por levantarse. Si no fuera por morir por ti, la vida se haría jodidamente larga.

Anuncios

4 comentarios en “Inmortal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s